01 septiembre 2013

Prada y prejuicio, Mandy Hubbard



¡¡¡Muy buenas a tod@s!!! Ya estamos de nuevo aquí después de un verano demasiado cortito :-( ¿Habéis leído mucho durante las vacaciones? Nosotras si y llegamos más morenas y cargaditas de nuevas entradas, nuevas autoras y nuevas historias.
Así que abrimos Septiembre con una historia de viajes en el tiempo. ¿La habéis leído?





Titulo: Prada y prejuicio
Autor: Mandy Hubbard
Editorial: Ediciones Laberinto
Fecha de publicación: Mayo / 2010
ISBN: 978-84-8483-464-9
Precio: 13,50

¡NOTA!




Sinopsis:

A Callie todo le sale mal; está cansada de ser la típica chica torpe y empollona. Por eso durante una excursión a Londres decide comprar su entrada a la popularidad: un auténtico par de zapatos Prada. Pero estos resultan ser demasiado altos y, nada más comprarlos, tropieza en una de las adoquinadas aceras londinenses y cae golpeándose la cabeza. Al despertar, se encuentra en 1815. De repente se ve perdida, pero por suerte la confunden con una antigua amiga de la familia del duque de Harksbury a quien esperan de visita. Allí conocerá a Emily, la amable prima de Alex, el guapísimo pero arrogante duque de quien Callie se enamorará perdidamente y quien parece esconder algo siniestro…



Una bonita y ligera historia de superación que nos trasporta hasta la Inglaterra de 1815 de mano de una protagonista insegura y timida que se abrirá cual capullo en primavera al ver la injusticia de la época.

Callie consigue que su madre le permita ir de viaje escolar a Londres, donde se encontrara sola, inferior, insegura... Pero para remediar esta situación y en un intento de encajar en el grupo de las “megaguays” gastará una pequeña fortuna en unos zapatos de prada que misteriosamente la conducen – de un gran sopetón contra la acera- al siglo XIX.

(…)y cuando el carruaje se detiene junto a una acera me bajo tan deprisa que casi tiro al suelo al sirviente que iba a ayudarme.
—¡Perdone! —me disculpo.
Corro a la tienda más próxima para pegar la nariz contra el escaparate. Tiene que haber algo; una revista, un cable, un vasa Starbucks... Nada. (...)Puedo sentir a mis espaldas la mirada de Emily, que se ha quedado quieta donde la dejé.
Toda esta ciudad... —no, este pueblo— aquí no hay nada fuera de lugar. Y desde luego esto no es Londres. Estoy muy, muy lejos del hotel, lejos de todo lo que conozco.
Regreso junto a Emily arrastrando los pies. (...) Emily me mira anonadada mientras hace girar el mango del bonito parasol con volantes que sostiene entre manos.
—Em... tengo una pregunta —le digo.
Creo que ahora sí que debe estar pensando que estoy loca.
—¿Sí?
—¿En qué año estamos?
Ella se ríe.
—Estoy segura de que el viaje ha debido hacérsete horriblemente largo(...)Todavía estamos en 1815.
1815. ya, seguro.”

Y de su viaje no solo conseguirá una amiga, sino que conocerá a un duque muy irritante del que tendrá una opinión pésima, a una viuda amargada y recta y a un montón de gente que se extrañará con su conducta “americana”.

Me ha decepcionado un poco el final, ya que todo el libro da a entender – sobre todo al final- un posible romance que al final se queda en nada y que te deja un amargo sabor de boca... El final se carga una historia con muchas posibilidades. Eso sí, también decir que es un libro juvenil y tampoco da mucho de si, pero si en vez de ese final hubiese seguido una temática más adulta me habría gustado mucho más...


LO MEJOR
Es una lectura ligera para cuando los libros “tochos” abruman...

LO PEOR
Insisto que el final estropea todo el libro

No hay comentarios:

Publicar un comentario